• La fe como llamada de Dios que comporta profundizar el propio bautismo, cultivando el compromiso de una alianza más íntima con Dios, creyendo en el mensaje de su Palabra, acogiéndola y guardándola en su corazón, esforzándose de descubrir en los acontecimientos cotidianos la voluntad de Dios.
  • La esperanza como vivencia de la presencia del Señor en la certeza gozosa de que Dios es su única herencia, abandonándose a su amor y aceptando con gozo de participar en el misterio pascual de Cristo.
  • La caridad alcanzada por el amor del Padre, en Jesús, a través del Espíritu, cumple la voluntad del Padre, busca su gloria, sirve a los hermanos expresando el amor del Padre, cuya fuerza encuentra en la Oración, en la Eucaristía y en la comunión fraterna.
  • La sencillez que lleva a la familia Aneña a pensar, hablar y actuar con rectitud y sinceridad, huyendo de toda ficción y astucia.
  • La prudencia teniendo presente a Jesús cual criterio de discernimiento, la lleva a juzgar según los criterios del Evangelio.
  • La humildad que Jesús manifiesta en actitud filial con su Padre, y en disponibilidad de servicio con sus hermanos, buscando los últimos lugares y sirviendo a todos con bondad.
  • La mansedumbre cual irradiación de la humildad expresa la misericordia, la bondad, la paciencia, convencidos que sólo la bondad desinteresada construye un mundo nuevo, libre de egoísmo y de orgullo.

Calle Arica #338. Tacna - Perú / (0 52) 42 4721 / secretaria@cepsantaana.edu.pe, informes@cepsantaana.edu.pe