Rosa Gattorno nace en Génova Italia, el 14 de Octubre de 1831 en un ambiente católico de afectos e impregnado de espíritu religioso.

Su juventud fue serena, caracterizada por un ferviente empeño de vida cristiana y por una firme fe.
Su triple experiencia de novia, esposa y madre realizada en su vida, será fuente de extraordinaria plenitud, de humanidad que enriquecerá su figura de fundadora.

El 8 de Diciembre de 1866 en un acto de filial obediencia al Vicario de Cristo, Pio IX, nace la congregación de hijas de Santa Ana: “Santidad quiero hacer la voluntad de Dios”

De su sí, nacen en el corazón de la Iglesia otros sí, tantos cuando son las Hijas de Santa Ana cuyo carisma será: Pobreza de corazón, espíritu de familia y donación materna.

Rosa Gattorno siguió al Señor, “Su Bien y su Todo”, por el camino de amor, de la generosidad, de la humanidad, de la humildad y la penitencia, siendo enriquecida con dones místicos.

El 6 de Mayo de 1900 su vida conocía el ocaso, dejando una fecundidad espiritual que hace de la familia de Santa Ana un signo de esperanza y donación, abierta al impulso misionero.

La Iglesia se ha pronunciado ya sobra la heroicidad de sus virtudes declarando su beatificación el 9 de abril del 2000.

Nutrió hacia la Iglesia un vivo sentido de pertenencia y fue siempre humilde, devota y obediente a las directivas del Papa y de la Jerarquía.

En su predilección por Santa Ana, vivió un amor especial hacia María en quien se confió enteramente para ser toda de Dios y toda de los hermanos.

Puro y simple instrumento en las manos del " delicado Artífice", conformada a Cristo pobre y víctima de amor con El, realizó en su vida el anhelo inculcado a sus hijas: "Vivir por Dios y morir por El, gastar la vida por amor".

Calle Arica #338. Tacna - Perú / (0 52) 42 4721 / secretaria@cepsantaana.edu.pe, informes@cepsantaana.edu.pe